ACCESO CLIENTES:

Noticias

Packaging y RSC: un binomio necesario

Portada envases sostenibles y RSC

Si eres una empresa y te estás planteando la fabricación en serie de tu producto o llevas tiempo haciéndolo, pero quieres transformar el proceso, presta atención a lo que debes tener en cuenta en cuestión de packaging.

Como en el resto de facetas de nuestra vida cotidiana, la sostenibilidad se ha convertido en este ámbito también en un aspecto transversal e ineludible. Las empresas llevan tiempo modificando sus políticas para dar cabida en ellas a proyectos y programas que reduzcan su huella de carbono y ofrezcan una imagen sensible, concienciada y transparente a los ciudadanos.

Para ello se puede trabajar en cuatro áreas diferenciadas:

Ética. Las compañías optan por fabricar envases socialmente responsables. Esto implica un cuidado especial en el diseño, uso de materiales reciclados y reciclables, optimización de procesos para hacerlos más eficientes y uso de fuentes de energía renovables.

Economía. La apuesta por recursos locales disminuye las emisiones y reduce el gasto en energía, además de generar empleos en el territorio, con un claro beneficio social y económico.

Filantropía. Muchas marcas colaboran en diversas acciones o iniciativas benéficas, donando productos o parte de sus ganancias a organizaciones y colectivos que ayudan a las personas.

Legalidad. Otras muchas optan por adherirse a normativas que garantizan una gestión sostenible, como la ISO 14000, e impulsan el avance hacia políticas amigables con el planeta.


Ejemplos de RSC

Algunos ejemplos de empresas que han trabajado su RSC son Estrella Galicia o Cola Cao, que llevaron a cabo iniciativas solidarias durante la pandemia. Ambas marcas lanzaron ediciones especiales al mercado con un diseño único que daba las gracias a todos aquellos profesionales que habían estado en primera línea frente a la Covid. Hijos de Rivera, compañía que comercializa esta famosa marca de cerveza gallega, cerró un convenio de colaboración con la Federación Española de Bancos de Alimentos para donar fondos y producto, y Cola Cao destinó el 100% de las ganancias por ventas de este packaging solidario a la Federación.

En 2023, la Fundación Cola Cao lanzó la campaña “¡No al bullying!”, un eslógan que se plasmó en diferentes formatos de packaging y que fue acompañado de vídeos promocionales, contenido interactivo en la red o programas escolares, entre otras acciones.

Cómo crear packaging ecológico

Desde la Unión Europea se legisla en línea con el fomento de envases hechos a partir de material reciclado, para extraer menos recursos vírgenes o primarios de la naturaleza; la reciclabilidad y la reutilización (de hecho, para 2030 todos los envases que circulen por Europa han de poder reciclarse), para evitar la generación de residuos, y la minimización del volumen y peso de los envases.

El nuevo Reglamento también establece requisitos en la composición química de los envases con objeto de limitar la concentración de sustancias nocivas como el plomo, el cadmio, el mercurio o el cromo. Esto afecta especialmente a las tintas.

En el sector de alimentación y bebidas, además, se usan tintas de baja migración, que no transfieren a los alimentos, ya que esto supondría un riesgo para la salud.

Valorización de los residuos

En teoría, un envase culmina su ciclo de vida útil cuando ya se ha usado. La clave está en evitar el uso único y convertirlo en múltiples usos, sea para el mismo fin para el que fue concebido o para otros distintos. En este sentido distinguimos entre:

  • Envases reciclables
  • Envases reutilizables
  • Envases compostables
Clica en la imagen para ver más.

Nuevos avances en envases activos

Pero antes de que llegue el momento de desechar un envase, conviene conocer todas las posibilidades que brinda el mercado para ampliar la conservación de los productos alimentarios.

En este otro artículo de nuestro blog puedes conocer algunos ejemplos de envases activos.

No dejamos al margen que la RSC también plantea desafíos para las organizaciones. La resistencia al cambio y las inversiones en tecnologías y nuevos materiales que muchas veces deben hacerse ralentizan la transformación hacia una economía 100% circular. No obstante, cada vez la ciudadanía es más exigente y muchos ya nos hemos puesto en marcha.

NOTICIAS RELACIONADAS

También puedes seguirnos la pista en las redes sociales