ACCESO CLIENTES:

Noticias

Cómo elegir las tintas adecuadas para tu envase

CMYK - tintas

Cuando nos embarcamos en un proyecto gráfico para diseña el envase de nuestro producto, buscamos la perfección: que la etiqueta se adapte al formato, que las letras se lean correctamente, que las áreas de corte y solapamiento estén libres de textos, que los colores sean sólidos y se ajusten a la imagen que previsualizamos en la maqueta en pantalla… Y si puede ser reduciendo los costes de impresión, ¡todavía mejor!

Pero atent@s: para hacer una buena gestión del color – que, al final, es el elemento que va a identificar al producto y lo va a hacer más visible en el lineal –, es fundamental que elijamos bien la tipología de tintas que vamos a usar. Te lo explicamos a continuación de forma sencilla.

Básicamente existen dos formas de aplicar el color:

  • CMYK o cuatricromía
  • Tintas planas o directas

CMYK son las siglas de cian, magenta, amarillo y negro (en inglés, ‘cyan, magenta, yellow, key’). La combinación entre ellos proporciona una amplia gama de matices y contrastes. En flexografía – que es uno de los sistemas de impresión de envases más extendidos –, empleamos cuatro planchas, una por cada color de cuatricromía. El resultado final se obtiene mediante adicción, superponiendo una plancha sobre otra.

Las tintas planas o directas, en cambio, son colores estandarizados, con su propio nombre y número, normalmente basados en la paleta de Pantone. Este sistema de referencia internacional permite a diseñadores e impresores de todo el mundo identificar rápidamente el mismo color.

Entonces, ¿cuál es la mejor opción para mi envase?

Pues quizá te sorprenda saber que es muy común combinar ambos métodos, es decir, cinco planchas: cuatro de CMYK y una de tinta plana. ¿Por qué? Porque hay colores tan icónicos y específicos que, al imprimirlos con una sola tinta, aseguramos que el resultado impreso corresponda con el tono requerido. Por ejemplo, el rojo del logo de Coca Cola (Pantone 1788 C), el verde de Starbucks (Pantone 3425 C) o el rosa Barbie (Pantone 219 C).

logos-cocacola-starbucks-barbie

Pero la adopción de uno u otro sistema dependerá en gran medida de las características específicas de cada proyecto. Si el objetivo es conseguir un color corporativo con un resultado homogéneo entre proveedores, lo mejor es ir con Pantone. Así aseguramos que vamos a conseguir el color preciso que buscamos. Pero si nuestro envase está protagonizado por imágenes o por una gran amalgama de tonos, lo mejor es usar la cuatricromía para estos elementos, ya que la suma de los cuatro colores principales nos proporciona un mayor recorrido de color y matices.

Si nos centramos en el presupuesto, siempre será más económico cuantas menos planchas usemos. Si optamos por CMYK (cuatro planchas) y también queremos usar Pantone, habrá que añadir una plancha adicional con esta tinta directa. En determinados casos, además -y dependiendo del soporte de impresión-, va a ser necesario incluir blanco. Así que estaremos hablando de seis planchas, lo que incrementa los costes de impresión.

Otro de los condicionantes que pueden determinar la elección de una tinta directa es evitar problemas de registro. Debemos tener en cuenta que el material que queremos imprimir va pasando por cada uno de los tinteros de la cuatricromía. Si un texto lo hacemos por CMYK, cada tintero aportará una parte del color que buscamos y cada uno debe imprimir exactamente en el mismo lugar donde ha impreso el cuerpo anterior. En algunos casos, esto puede resultar inviable. Véase como ejemplo:

Por eso debemos tener cuidado con los pictos o textos de ingredientes muy pequeños. Si los queremos imprimir en un tono o color particular, esto puede dificultar su correcta impresión en CYMK. Así que lo mejor será utilizar una sola tinta, una tinta directa.

A propósito, ¿sabes qué son estos cuadros de colores?

Se llaman “parches de color” y pueden incluir el cyan, magenta, amarillo y negro de la cuatricromía o alguna tinta directa que esté presente en el impreso. Seguramente te los habrás encontrado en bolsas de patatas fritas o dulces de multinacionales y tienen mucho que ver con la precisión de los colores de la que estamos hablando.

Sirven para poder medir el color y poder controlar si sus parámetros son correctos. Cuando una imagen está impresa con la suma de los cuatro colores de la cuatricromía, el impresor no puede detectar si una de las tintas se encuentra fuera de tono, ya que está sumada al resto. La forma de poder controlar cada tinta es tener un espacio donde se encuentren por separado. Es decir, en estos pequeños parches que se ubican en zonas de baja visibilidad.

En Puntes Packaging Partners somos expertos en control del color: nos aseguramos de que tu envase reproduzca fielmente el diseño que previsualizas en la maqueta digital. Por eso, para que no te lleves sorpresas, hemos desarrollado Colorcheck, un software propio que permite detectar de antemano las variables sobre el color que pueden modificar el resultado final impreso.

NOTICIAS RELACIONADAS

envases reutilizables

Envases hechos para quedarse con nosotros

Algunas marcas han apostado por crear envases reutilizables que los consumidores pueden destinar a otros usos una vez hayan cumplido su cometido. De este modo, no solo amplían su vida útil, sino que generan un vínculo emocional con el cliente. Aquí te mostramos algunos ejemplos.

Leer más >>
envases reutilizables

Envases hechos para quedarse con nosotros

Algunas marcas han apostado por crear envases reutilizables que los consumidores pueden destinar a otros usos una vez hayan cumplido su cometido. De este modo, no solo amplían su vida útil, sino que generan un vínculo emocional con el cliente. Aquí te mostramos algunos ejemplos.

Leer más >>

También puedes seguirnos la pista en las redes sociales